Marihuana potente : sorprendentes mutaciones de marihuana que parecen de otro mundo

En los jardines de todo cultivador pueden aparecer plantas de marihuana con misteriosas mutaciones. Se trata de marihuana potente, de fenotipos únicos y diferentes a todo lo que se suele plantar. Son como la versión cannábica de la popular saga de Marvel: marihuanas mutantes con distintas apariencias y propiedades inauditas. La pregunta está en el aire: ¿Son signos de la imparable evolución de la especie o simples anomalías genéticas? Llegan los X-Men del cannabis: sorprendentes mutaciones de marihuana que parecen de otro mundo La clave de esta cuestión permanece oculta en el mismo lugar donde nacieron estas singulares mutaciones: en el código genético de la planta. Allí, entre las hélices de sus cadenas de ADN, esperan encriptadas las respuestas. Solo analizándolas, se podrá saber si sus mutaciones se deben a un error en su replicación celular, al efecto evolutivo de la recombinación genética o al cambio de sus genotipos debido a causas exteriores. La marihuana tentacular y sus ramas autónomas Se trata de una mutación genética que crea plantas con ramas que se expanden por el suelo como si fueran tentáculos, siempre a la búsqueda de un punto de anclaje. Se la conoce con el nombre de ‘fenotipo rastrero’. Al principio, crecen como si fueran plantas normales, pero cuando han alcanzado un metro de altura, sus ramas comienzan a descender hasta tocar el suelo. Una vez allí, empiezan a propagarse y a expandirse por el jardín. Y lo más curioso: si hay sustrato, echan raíces. Es una mutación nacida en las selvas, donde permitía al cannabis llegar mejor a la luz. (Foto) ¿Realmente extraño, no? Las ramas de estas plantas ‘rastreras’ pueden enraizar si se despliegan por un sustrato húmedo. Una vez que éstas crean su propio sistema radicular, empiezan a crecer hacia arriba, como si fueran plantas con identidad propia. Esto crea, como no, fenotipos con producciones mucho más elevadas. Esta desconcertante mutación aparece solo en plantas Sativas; y las dotas de unas hojas finísimas y unos tallos muy delgados, cual parra vinícola. Una marea verde para ir a la caza de una ‘superfotosíntesis’ La mutación conocida como Filotaxis verticilada crea plantas con tres o más hojas por internudo en lugar de las dos habituales, dando lugar a fenotipos abigarrados y llenos de hojas. Hay que tener en cuenta que estos patrones de tres o cuatro hojas por ‘piso’, serán el punto de partida de más ramas laterales e internudos. Eso, y el gran número de hojas que contienen, convierten a las poseedoras de esta mutación en candidatas para obtener producciones muy grandes. Esta alteración genética crea plantas con tres y hasta cuatro ramas por nódulo. Desgraciadamente, muy pocos cultivadores podrían confirmar el poder de esta mutación porque, a pesar de que permite absorber más energía lumínica, engendra un grado muy elevado de machos. La causa de su superproducción foliar parece estar en la mutación de uno o de varios de los genes que controlan el crecimiento de las plantas. Que parecen haber ‘evolucionado’ para crear individuos con una mayor superficie para absorber los rayos del sol. Las plantas que pueden sacar cogollos desde sus hojas Una sorprendente mutación, cuyo origen todavía se desconoce, permite que las plantas sobre las que actúa desarrollen cogollos desde la base de muchas de sus hojas. Resulta difícil de creer, pero ya son bastantes las personas que han podido presenciar como crecían hojas y pistilos en el punto donde se unen las hojas y las ramas de sus plantas. Estas flores no son muy grandes, pero están creando una considerable controversia en el mundillo fumeta, pues nadie sabe qué las causa. Estas plantas desarrollan sorprendentes cogollos en sus hojas. A diferencia de los cogollos que conocíamos hasta ahora, y que crecían en las yemas de los nudos de nuestras plantas, esta nueva generación de ‘cogollos mutantes’ puede crecer también en el punto de unión de los folíolos (los diferentes ‘dedos’ de las hojas). No agrupan muchos cálices, ni forman flores muy grandes, pero tienen THC; y es innegable que detrás de su aparición podría estar una forma nueva de entender la floración. Algunos ya piensan en cómo sacarle partido para aumentar las producciones. Mutación poliploide o las gigantes del cannabis El poliploidismo es una mutación genética que crea plantas con zonas hipervigorosas (como los cogollos, por ejemplo), convirtiendo a estas motas en auténticos monstruos verdes. Se trata de una anomalía que se produce cuando las plantas presentan más cadenas de cromosomas, de las dos que le son características a su especie. De ahí lo de poliploide (muchas cadenas); en contraposición a la estructura diploide (dos cadenas) de la marihuana. Los fenotipos que presentan esta mutación crean plantas muy grandes. (Foto) Esto ejemplares son, por norma general, mucho mayores que sus compañeros de variedad. Pero no todo en su genoma son ventajas: no pueden transmitir su gigantismo a sus descendientes; ni a los nacidos de cruces con plantas normales, ni a los engendrados por una unión con otro ‘mutante’. Es un guiño de la naturaleza, que se puede reproducir con algunas técnicas de horticultura o con la peligrosa colchicina, un agente químico que puede detener la mitosis de las células vegetales. ¡Dos plantas por el precio de una!: el extraño caso de las plantas ‘mellizas’ En el mundillo cannábico se asocia la germinación de dos plantas de una misma semilla con el término mutación. Nada más lejos de la realidad. Se trata de semillas poliembriónicas, o lo que es lo mismo: una semilla que trae dos individuos. Esto se produce cuando se desarrolla un embrión a partir de un óvulo fertilizado, al mismo tiempo que otro embrión se está produciendo desde los tejidos del órgano femenino de la planta. Por lo tanto, una planta será ‘normal’ y la otra un clon de la madre. Se suele confundir con una mutación, pero es un suceso bastante normal en la botánica. (Foto) Los tallos de estas plantas son muy sensibles, así que si se intentan separar antes de que se haya desecho la semilla, probablemente mueran ambas plantas. Pero una vez que hayan alcanzado una altura considerable (de 20 a 25 cm), se pueden separar perfectamente, pues son dos plantas independientes. Es un fenómeno que a pesar de su rareza, aparece con cierta frecuencia, y que no hay que confundir con malformaciones como la marihuana siamesa (dos plantas para una raíz). La sorprendente marihuana albina: ¿De dónde salen esos blancos cogollos? Ver cogollos blancos en plantas que mezclan patrones incoloros con partes verdes es, sin duda, una de las situaciones más desconcertantes que pueden darse en el mundo del cannabis. Se llama variegación y es una mutación provocada por una mala expresión de los genes que regulan la clorofila, y que dan lugar a plantas con rasgos albinos. Éstos pueden localizarse en determinadas partes de la planta (como en los cogollos) o aparecer trenzando patrones verdes e incoloros. El albinismo puede resultar muy estético, pero no es muy practico para el cultivo. (Foto) La clave está en la causa del albinismo: si proviene del doble gen albino, entonces toda la planta será blanca; si proviene de una mala expresión de los genes que regulan la producción de clorofila, presentará dibujos o zonas de aspecto blanco como la nieve. Y la portadora de esta última variante será quien tenga más números para sobrevivir, porque las marihuanas totalmente albinas suelen perecer rápidamente debido a que su falta de colorofila les impide sintetizar la luz. Cuando la mutación se estandariza: el caso de la Australian Bastard Cannabis  El caso de la Australian Bastard Cannabis (ABC) es el ejemplo perfecto de una tendencia de genes mutantes que se han ido estabilizando hasta convertirse en una variedad por derecho propio. Su apariencia es tan radicalmente diferente que algunos la han confundido con otra especie dentro del mundo del cannabis. No es fácil mirar sus pequeñas, brillantes y redondeadas hojas, y creer que lo que estamos viendo es una planta de marihuana. Pero sí lo es, ¡tan solo ha evolucionado! Sus hojas pequeñas y su estructura enclenque son parte de su defensa contra el frío. Claro que dándole un primer vistazo a esta variedad de aspecto extremadamente arbustivo, con insólitas hojas redondeadas de color muy brillante, nadie diría que se trata de una clase de hierba. Pero esa fue la apariencia que le otorgaron generaciones de evolución salvaje, en las que su genoma encontró las claves para sobrevivir a las bajas temperaturas nocturnas de las montañas colindantes a Sidney. Una evolución que podría contener la clave para crear marihuanas resistentes al frío. Marihuana ‘pies de pato’: la mejor compañera para el grower discreto  Los montes australianos y la mano de un breeder oceánico fueron la fragua donde se estabilizó otra de las variedades más raras que se pueden ver en el mundo del cannabis. Se trata de la mutación Ducksfoot (pie de pato), llamada así porque sus hojas palmeadas evocan la imagen de este animal. Es una alteración genética del genoma clásico del cannabis que se da casi siempre en plantas Sativas y tiene un carácter recesivo; si damos con ella, podremos conservarla en nuestro jardín. Podéis ver lo poco se parecen estos fenotipos a las típicas plantas de maría. (Foto) Fue el cultivador australiano Wally Duck quien estabilizó esta mutación tan buscada por los amigos del cultivo discreto, que producen hojas tan diferentes a las del cannabis convencional. Cuando la encuentran no la dejan escapar, ya que si se cruza con las variedades ‘normales’, se obtienen fenotipos palmeados en una proporción de tres a uno. Y eso es una garantía a la hora de plantar maría con total discreción. Bonus Track (poder nivel: Magneto): ¿Una hierba subacuática que da cogollos bajo el mar? Hace menos de un par de mes, supuestamente se descubrieron en las costas de Chile unas plantas de marihuana que crecían bajo el nivel del mar, en el Océano Pacífico. La encontraron unos pescadores cuando extrajeron sus redes y dieron con un material vegetal nunca visto. Al parecer era Cannabis Sativa (marihuana); esa fue la conclusión “oficial” del Instituto Chileno de Acuicultura tras analizar las muestras de esta truja subacuática. Han llamado a esta nueva variedad oceánica ”la amiga de los pescadores” en honor a sus descubridores. Chile es uno de los lugares en los que se cultivaba cannabis desde más antiguamente. Pero tanto como esto… (Foto) Los investigadores creen que “la aparición de un gen mutante, la cercanía de aguas termales y su localización epipelágica“, son los tres factores clave que se han juntado para crear una mota submarina, ¡que incluso afirmaban que daba cogollos! Pero con un índice de tetrahidrocannabinol bastante bajo. ”Los niveles de THC no son particularmente altos, pero es cierto que estas plantas producen flores femeninas”, aseguraba Camila Rojas, una bióloga marina implicada en la investigación. Una investigación que no es más que una elaborada ensoñación, pues esta marihuana subacuática, efectivamente, no es de este mundo real.

Autor: root

Compartir esta entrada en

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *