“Ilegal”, un caso para debatir el uso del cannabis medicinal

El jueves se estrena un documental que conmovió a la sociedad brasileña.

Un documental puede mover montañas. Tal es el caso de la película brasileña Ilegal, que esta semana llega a Uruguay. El documental aborda el uso del cannabis medicinal, y disparó en Brasil tal polémica que llegó a incidir sobre la normativa sanitaria del país. Sus directores son Raphael Erichsen y Tarso Araújo, quien habló con El País sobre este tema que anima discusiones jurídicas, sanitarias y de boliche.

El argumento se centra en una niña de cinco años con un tipo de epilepsia que la marihuana logra paliar. Pero una ley vuelve el tratamiento imposible, e Ilegal muestra esa lucha de un grupo de madres brasileñas contra la burocracia y los prejuicios, para tratar a sus hijos con marihuana medicinal.

El caso causó un fuerte movimiento nacional por la legalización del uso terapéutico del cannabis en Brasil. En abril de 2004, Anny Fischer fue la primera persona con autorización para usar cannabis medicinal en Brasil. Luego de llegar el documental a los cines, las autoridades sanitarias del país autorizaron la prescripción de productos de cannabis para casos de epilepsia.

“La película es netamente un documental, pero no de esos que entrevista gente sentada en un sillón. Nosotros tuvimos la oportunidad de estar con las madres en todas las acciones, y hasta colaboramos en ellas. Entonces, es un documental con mucha acción”, explica Araújo, que este miércoles a las 19 horas estará presente en Sala Cinemateca (la de Lorenzo Carnelli) para lanzar el documental en Uruguay, junto a Raphael Erichsen y para participar en el preestreno y una mesa redonda.

Y la película irá en Cinemateca 18 desde el jueves 26 al martes 31, a las 17:50, 19:30 y 21:10.

“Creo que tiene que haber normativa para los dos casos, para el cannabis medicinal y para el recreativo, y ambas comparten algunos puntos en común. Lo que pasa acá en Brasil es que estamos muy lejos todavía de poder llevar adelante una normativa para el uso recreativo. La sociedad brasileña no está lista para que se regule el uso recreativo. Un promedio del 90% de los brasileños están en contra de la reglamentación del uso recreativo”, dice Araújo.

Sin embargo, el director del documental señala que la aceptación del cannabis medicinal ha aumentado en Brasil, y las estadísticas lo ubican en un 48% a favor de su regulación, hecho que abre una brecha para allanar los caminos jurídicos.

“Entre los médicos hay mucho prejuicio contra el uso medicinal, prejuicio que se inscribe en ver la marihuana como un todo”, señala Araújo, quien afirma que fumó marihuana cuando estudiante, pero que hoy ya es para él un asunto del pasado. “A su vez, el prejuicio contra la marihuana en forma general, genera una herencia negativa contra su uso medicinal, punto que tratamos de aclarar con nuestro trabajo”.

“Hay que separar las cosas, reconocer el peligro, y las propiedades terapéuticas, e intentar entender los dos aspectos. Pero el problema en cuanto al uso recreativo también es la no regulación. La sencilla prohibición genera un mercado nocivo, no solo para el que consume la droga sino para el que no tiene nada que ver con eso. Por eso es tan importante regular, como está haciendo Uruguay”.

Araújo es directorde cine, experiodista e investigador carioca, que vive en San Pablo y ha trabajado mucho el tema, siendo autor del libro Almanaque das drogas (2012), donde en 400 páginas analiza los perfiles históricos, económicos, políticos y sanitarios de las drogas legales e ilegales.

“Uruguay seguramente está en la vanguardia mundial en la regulación del cannabis. Pero cuando estuve en ese país en diciembre, he visto que poco se habla del potencial terapéutico de esta planta, que puede ayudar a aliviar el sufrimiento de personas con enfermedades tan distintas como la epilepsia, dolores crónicos y la esclerosis múltiple. Por lo tanto, es un placer traer la película a Uruguay y fomentar el acceso a esta información. Puede ayudar a muchas familias”, dice el director.

Autor: root

Compartir esta entrada en

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *