El llamado “Robo del Siglo” en el que participó el uruguayo Vitette, se hizo libro

El ideólogo era un artista plástico que cultivaba cannabis. El libro cuenta cómo se planeó el gran golpe al banco Río de Acassuso.

Rodolfo Palacios es autor de “Sin armas ni rencores”, el libro en el que cuenta cómo se ideó el gran golpe al banco Río de Acassuso y también, cómo fue que descubrió al ideólogo del robo ocurrido en enero de 2006.

En diálogo con Noticias Argentinas, el periodista y escritor, dice que “el que pensó el robo era un artista plástico que enseñaba artes marciales y cultivaba cannabis”.

Palacios comenzó a trabajar en la historia del robo al banco, publicada por Editorial Planeta, desde el día que ocurrió el hecho, el 13 de enero de 2006, cuando él escribía crónicas policiales en diario Perfil.

Desde ese entonces, Palacios se dedicó a entrevistar a los integrantes de la banda que fueron condenados por el hecho, quienes ya recuperaron su libertad.

Además, se entrevistó con los policías del Grupo Halcón que negociaron con los ladrones que tomaron rehenes dentro del banco; con fuentes judiciales; y con Alicia Di Tullio, la ex esposa de uno de los integrantes de la banda, que fue quien los delató ante la Justicia y por la que el “magnífico plan” en el que trabajaron durante más de dos años se les vino abajo y cayeron presos.

El periodista habló con 6 de los ladrones.

 

-¿Por qué decís que este robo es “único en el mundo”?

 

Porque en el mundo no hubo un robo similar. Que haya tenido la combinación de un boquete y huida por un túnel y un asalto exprés simulado con toma de rehenes. Es decir, la Policía

pensaba que todo ocurría en la planta baja y en el primer piso, pero lo más importante acontecía en el subsuelo, donde vaciaban las cajas de seguridad.

 

-¿Cómo comenzó la búsqueda del ideólogo? ¿Sospechabas de Fernando Araujo?

 

Llegué casi por descarte. Al principio los periodistas presentábamos como líder o ideólogo del robo a Beto de la Torre, el primero en caer; o a Luis Mario Vitette Sellanes, el más mediático. Pero ellos no habían sido los padres de la criatura.

 

Julián Zalloechevarría mucho menos. Quedaban dos opciones: Sebastián García Bolster y Fernando Araujo, salvo que el líder no hubiera caído nunca. Pero la certeza me llegó por varios indicios. Di Tullio, la mujer despechada que delató a la banda, nombraba a Araujo como el que había armado todo.

 

Vitette decía que el plan se le había ocurrido a alguien de San Isidro. En el expediente hay alguna sospecha que me terminó confirmando una fuente policial. Y después lo chequeé con el resto de la

banda.

 

-¿Qué es lo que te atrapó de su historia?

 

Que era un artista plástico que enseñaba artes marciales, practicaba deportes de riesgo y cultivaba cannabis. Y que no era marginal o un pesado del hampa. Era atractivo poder hablar con

el ideólogo y líder del robo más audaz de la historia criminal

argentina, y que cuente la génesis de su obra delictiva.

 

-¿Cómo describís su personalidad?

 

Habré entrevistado a unos cincuenta ladrones, pero no había conocido a ninguno que se le parezca a Araujo. Es un bicho raro del delito. Es de clase media alta, formado en una familia de

San Isidro, con estudios universitarios y formación religiosa. Podría haber sido profesional, gerente, contador, empresario, arquitecto, pero eligió otro camino. Y no pudo con su obsesión

de: robar un banco como si fuera un acto artístico. Ahora vive en Palermo, está en pareja con una marchand y planea radicarse en Europa una vez que logre la libertad definitiva.

 

-¿Qué es de la vida de los protagonistas del robo hoy?

 

Todos están libres. Araujo es personal trainer, pinta cuadros y sigue enseñando jiu jitsu. Beto de la Torre publicó su historia en un libro de Luis Beldi y estudió Comunicación Social. Zalloechevarría estudia Derecho. García Bolster volvió a arreglar motos en su taller. Y Vitette, atiende una joyería en San José (Uruguay) y se casó en diciembre con su novia Elicet.

 

¿Se sabe algo de los otros dos integrantes de la banda que

no fueron detenidos?

 

Con uno de ellos me reuní dos veces y le perdí el rastro. En el libro aparece mencionado como el hombre invisible o Debauza.

 

– La banda logró el robo, pero después, algo falló…

 

Falló el factor humano, eso es lo que dice Araujo. Un informe de un psicólogo que analizó el robo de dos millones de dólares en la empresa Brink, en Boston, ocurrido en 1950, fue lapidario:

un millón de dólares en manos de alguien que nunca tuvo dinero produce el efecto de un martillazo en la cabeza. El efecto psicológico es inevitable: una fortuna repentina en un ladrón genera confusión mental. Los ladrones siempre terminan delatándose de modo inconsciente, o gastando el dinero y llamando la atención. O siendo delatados por mujeres fatales.

Autor: root

Compartir esta entrada en

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *