Aunque todavía hay escepticismo sobre el uso del cannabis como medicina, para Sara Marie Pedragón esta alternativa la ayudó a sobrellevar sus últimos días de vida.

Así lo relató a Metro su madre, Yanira Ojeda, quien espera levantar su voz a favor de la aprobación de la reglamentación de este tratamiento en Puerto Rico. En junio, Sara Marie cumplió sus cinco años y los celebró en la ciudad de Boston, Massachusetts. Esto luego de que la familia tuviera que mudarse en busca de esta alternativa para tratar la leucemia AML que padecía la menor.

“En Colorado saqué la licencia. Pero había un tratamiento de prueba en el hospital y decidimos intentarlo. El tratamiento de prueba le llevó la leucemia al cerebro. Ella cae en coma y ahí es que comienza la historia del cannabis. Le di cannabis durante la coma. Al tercer día se levantó de la coma. Luego nos mudamos a Boston porque no encontraba una cepa de cannabis que fuera buena para Sara”, contó Ojeda.

La joven madre detalló que el tratamiento fue clave para que Sara pudiera comer, caminar y  “hacer todo hasta el último día. Obviamente, el cannabis le dio esa calidad de vida que no habría podido tener si estuviera en otros tratamientos”.

Ante esto, Yanira está de regreso en la isla para llevar el mensaje de las bondades del tratamiento.
“Yo lo vi a través de mi propia experiencia. Sara tuvo calidad de vida con ese aceite, y yo como madre sé lo que se sufre al tener un niño en un hospital con leucemia o con lo que fuera […]. Todos esos efectos secundarios son bien difíciles. Yo quiero que mi país sepa todo lo que Sara hizo gracias, obviamente a Dios, y a esto. Yo quiero que mi país, las madres, los niños y los abuelitos tengan la calidad de vida que Sara tuvo; que no estén atados  a fuertes tratamientos que los debilitan”, subrayó.
Esta dijo, además, que quiere “que también la gente abra su mente y  vean que esta planta no es algo dañino, sino que es algo que hace bien a la gente. Que no es lo que la gente piensa. Que quitemos ese estereotipo de decir que la marihuana es algo malo porque la gente se la fuma. No, el cannabis no es eso; es algo más allá de lo que la gente conoce”.

Y es que la madre entiende que, si el cannabis medicinal hubiera sido su primera opción, la historia tal vez habría sido distinta ya que “cuando Sara comenzó el tratamiento, ya la enfermedad estaba muy avanzada. Aunque cada persona reacciona distinto al tratamiento, sí es evidente que los tratamientos naturales son mejores”.

Yanira participará este viernes en las vistas públicas sobre el reglamento que regulará el uso, posesión, cultivo, manufactura, producción, dispensación e investigación de la marihuana medicinal que realizará el Departamento de Salud.