EEUU: Legisladores quieren normar extracto de cannabis

Un hombre que sufrió quemaduras en 12% de su cuerpo debido a un incendio con gas butano ocurrido cuando elaboraba extracto de marihuana en su casa muestra cómo se prepara el concentrado en su vivienda en Denver, el 1 de mayo de 2014. Legisladores en los estados de Colorado y Washington pretenden explicar a detalle qué está autorizado en la elaboración de concentrado de marihuana a nivel casero debido a las diversas explosiones y lesionados a causa de esta actividad. (AP Foto/Brennan Linsley)

Alarmados por la serie de explosiones que han dejado personas lesionadas cuando aficionados elaboran extracto de cannabis, legisladores en los estados de Colorado y Washington sopesan exponer con claridad qué sí está autorizado cuando se prepara concentrado de marihuana a nivel casero.

Las propuestas legislativas fueron presentadas ante el incremento de incendios y explosiones que han ocurrido en casas por la elaboración de extracto de cannabis.

En Colorado, cuando menos 30 personas resultaron lesionadas el año pasado debido a 32 explosiones causadas por butano y relacionadas con la elaboración de extracto de marihuana, casi tres veces más que las cifras de 2013, según funcionarios del programa policial estatal-federal Área de Alta Densidad en el Tráfico de Drogas en las Montañas Rocallosas.

La ley con que se despenalizó en 2012 la marihuana en Washington no permite la producción de hachís o incluso de productos comestibles que lleven sustancias extraídas de la marihuana. Técnicamente continúa siendo un delito grave incluso la compra de marihuana en una tienda que tenga licencia de las autoridades estatales si se destinará a la preparación de pastelillos. Sin embargo, muchas personas lo han hecho.

Los fiscales federales en Seattle han presentado cargos en cinco casos de explosiones en las que los implicados pretendían elaborar extracto de cannabis. Una de ellas ocurrió en un complejo de apartamentos donde murió una ex alcaldesa de Bellevue de 87 años debido a las heridas que sufrió cuando intentaba escapar de un incendio que había comenzado en otra unidad.

Las personas hacen extractos caseros de cannabis por las mismas razones que elaboran cerveza, vino o licor: ahorrarse dinero, hacerlo de acuerdo con su gusto personal o como pasatiempo.

Aunque hay métodos más seguros para elaborar concentrado de cannabis, como sumergir la marihuana en glicerina vegetal, una práctica común es hacer pasar un solvente, como gas butano, propano o líquido, a través de la yerba, proceso mediante el cual se separan las sustancias psicoactivas de los brotes, las hojas y los tallos.

Después de la extracción, quien elabore concentrado de marihuana deja salir el gas o hierve el líquido solvente para que se evapore, y lo que queda es un concentrado con alto contenido de sustancias psicoactivas de la marihuana.

El producto resultante, llamado aceite o extracto de marihuana o cera, que es una forma aún más concentrada, puede utilizarse en vaporizadores o añadirse a los alimentos sin ese sabor herboso que da la marihuana cruda.

Pero sin la ventilación apropiada, los gases pueden acumularse en la habitación, donde la chispa de un electrodoméstico puede generar una potente explosión, la cual puede derribar un inmueble desde los cimientos en algunos casos.

Los legisladores de Washington proponen permitir la producción limitada de extracto de marihuana con métodos caseros, pero con la prohibición del uso de butano y otros gases explosivos, restricción que no abarcaría a los fabricantes de escala comercial.

Los métodos más seguros estarían autorizados y las personas adultas podrían utilizar aceite de cocina, mantequilla o sustancias similares para elaborar productos alimenticios que contengan compuestos de la marihuana.

“Tenemos un pequeño problema aquí con personas que se hacen estallar”, dijo la senadora republicana Ann Rivers, del estado de Washington, quien ha impulsado la medida estatal. “Hay que hacer todo lo que podamos para impedir que eso ocurra”.

En Colorado, donde la reglamentación del extracto varía de una jurisdicción a otra, la próxima semana se someterá a votación un proyecto de ley en una comisión de la Cámara de Representantes estatal que establecería una prohibición similar al uso de gases explosivos para procesar marihuana.

“La gente que lo hace en casa puede hacerlo con alcohol o con métodos que son seguros”, dijo el representante estatal Yeulin Willett, un patrocinador de la iniciativa.

La jurisdicción más grande de Colorado, Denver, prohibió algunos tipos de producción casera de concentrado de marihuana el año pasado. Y una prohibición similar se discute en Aurora, la tercera ciudad más grande del estado.

Pero algunos activistas alegan que si la marihuana es legal, producir concentrados en casa también debería ser legal.

Los defensores de la marihuana comparan las explosiones ocurridas en la elaboración del extracto de la hierba con los incendios derivados de las freidoras de pavos, y las describen como un problema con un nuevo producto cuya mejor manera de abordarlo es mediante la educación del consumidor.

“Seguro, ha habido numerosas explosiones e incendios peligrosos debido a idiotas decididos a hacerse volar cuando participan en actividades que necesitan considerables precauciones de seguridad”, dijo Timothy Tipton, de la Cooperativa de Cuidadores de Personas de las Montañas Rocallosas.

Tipton insistió en que la extracción mediante butano es perfectamente segura con la ventilación adecuada o si se efectúa al aire libre.

Autor: root

Compartir esta entrada en

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *